La alimentación influye en diversos campos de nuestra vida, y el trabajo no es una excepción. Normalmente, no solemos pensar el impacto que puede llegar a tener nuestra alimentación en el rendimiento laboral.


En el post de hoy de CEAC empleo te mostraremos la importancia de la alimentación en el ámbito laboral.

Consecuencias de una mala alimentación

Existen estudios que ratifican que una mala alimentación puede provocar una bajada del 20% en la productividad. Como consecuencia, se produce una falta de atención y una falta de reacción ante cualquier imprevisto.

En muchas ocasiones, este mal hábito aparece porque los trabajadores comen fuera de casa y suelen elegir la opción más rápida y menos saludable. Además, la mayoría de los trabajos actuales tienden a ser sedentarios. Por lo tanto, si a una mala alimentación le sumamos la ausencia de ejercicio físico, se traduce en una merma de la capacidad cognitiva.

No solo es perjudicial para el rendimiento laboral, ya que una mala alimentación puede derivar en enfermedades muy serias. La mejor manera de evitar estos problemas es tomar acción desde ya y para ello te daremos unos consejos a continuación.

Alternativas saludables

Como hemos mencionado anteriormente, muchos trabajadores optan por una comida poco saludable, excusándose en que es la manera más rápida de comer. Hoy en día, existen una gran variedad de alternativas como pueden ser los poke bowls. Se trata de un plato que contiene una base de arroz o quinoa y una diversidad de proteínas y verduras. Asimismo, los locales que proporcionan este tipo de plato tienen todo preparado, por lo que no se pierde tiempo en cocinarlo.

Otra opción, puede ser preparar en casa una comida saludable y llevarla en un tupper al trabajo. Sin embargo, puede que en tu oficina no dispongas de microondas para calentar la comida. Por lo tanto, puedes optar por preparar una comida para comer en frío, como por ejemplo, una ensalada de pasta.

Combinar ejercicio físico con una buena alimentación puede suponer, no solo mejorar físicamente, sino que también un incremento del rendimiento intelectual.

Una buena alimentación tiene una repercusión positiva en el rendimiento laboral. 

En CEAC empleo te hemos dado unos consejos para que mejores tu alimentación, y como consecuencia mejore tu rendimiento en el trabajo. Ahora te toca actuar a ti, ¡ánimo!