Teletrabajo”, palabra más oída en los últimos tiempos. Debido a la situación que estamos viviendo, ha revolucionado la vida de muchos de nosotros.

Todavía no sabemos si ha venido para quedarse, pero lo que sí sabemos es que está causando muchos cambios en nuestras vidas. Para algunos, estos cambios son positivos por motivos como el no tener que desplazarse a su puesto de trabajo y por lo tanto ahorrar en tiempo y transporte, o simplemente por la comodidad que les aporta trabajar desde casa.

Para otros, estos cambios les están resultando incómodos y nada satisfactorios. Recordemos que no todos vivimos de forma independiente o tenemos un lugar que podamos destinar al trabajo.

Como en CEAC empleo nos preocupamos de que las jornadas laborales sean lo más agradables posibles, os recomendamos algunas técnicas para que el tiempo que tengáis que trabajar desde casa, lo disfrutéis como hacen otros.

Consejos para teletrabajar con ánimo

  • Márcate un horario. Tener una rutina que seguir en estos casos es de gran importancia y se verá reflejado en tu rendimiento. Seguir el mismo ritmo de trabajo que antes, hará que mantengamos el foco de nuestras obligaciones.
  • Busca un lugar de trabajo. Sabemos que es difícil de encontrar cuando el lugar en el que vivimos no es suficientemente grande para ello, pero lo debemos intentar. Trabajar siempre en el mismo espacio ayudará en el rendimiento y en la concentración a la hora de trabajar. Preparar una mini oficina en tu casa hará que las jornadas sean más llevaderas y más productivas.
  • Sigue en contacto con tu equipo. Que trabajemos desde casa no debe suponer que la comunicación con el resto de componentes del equipo se pierda, ahora más que nunca debemos de tener una comunicación continuada con ellos. Es momento de unir fuerzas y apoyarnos tanto profesional como personalmente. Las reuniones semanales ayudan a conseguir esta unión y a coordinar de manera óptima las tareas a realizar.
  • Responsabilidad. Todo puesto de trabajo requiere de este requisito, pero ahora que nadie vigila lo que hacemos, necesitamos serlo más que nunca. La empresa confía en nosotros y debemos de devolvérselo con esfuerzo y dedicación.

Sabemos que es más fácil decirlo que hacerlo, pero seamos positivos y pensemos que para cuando queramos darnos cuenta, ¡estaremos otra vez de vuelta!